Tuesday, May 10, 2005

Un beso negro diviiiiiiino

Mi madre se ha levantado con la lengua saburrosa y un aliento de dragón, capaz de marchitar un centro de mesa de caucho.

–¡¿Qué has hecho con el Santo Rostro?! –me ha escupido, sin darme tiempo a ponerme una máscara antigás.

–¿Y yo qué sé? ¿Por qué?

–Porque estaba en el cesto de la ropa sucia… ¡y lleno de zarraspilla!

Está claro: mi padre está hasta el kimono –o bata afelpada en su defecto– de sufrir las hemorroides en silencio.

1 Comments:

Blogger Manuel said...

Jajaja! Eso es lo que llamo yo autoservicio divino, vaya que ha vuelto el padre, el hijo...sólo falta el espíritu santo.

May 10, 2005 at 9:00 AM  

Post a Comment

<< Home