Friday, April 15, 2005

¿Mortificación? Ríete tú de San Estanislao de Kostka

Al final, ha resultado que el pezón no era de mi hermana, sino de mi primo Remy. Ha decidido hacer méritos para el papado. “A mí, a mortificación no me gana nadie”, pensó, después de un ayuno de más de 96 horas. Dicho y hecho, cogió un cortaúñas y… ¡Zas! Adiós, pezones.

Y menos mal que mamá es una tía lejana, porque a su madre le envió el prepucio.

4 Comments:

Blogger Manuel said...

Este primo Remy todavía no llega al papado y ¡ya quiere su entrada fastrack al santoral!
¿Dónde vamos a parar? A ese paso va a haber más santos que feligreses.

April 15, 2005 at 10:45 AM  
Blogger Medea said...

San Remy(gio) mártir y papa. Hélo ahí.

Digo, eso de cortarse los pezones y el prepucio debe contar como martirio, ¿no?

No nos dice si se cortaría algo más. En ese caso, supongo, su primo debería considerar, antes que ser Papa, volverse transexual. Esas mutilaciones resultan menos dolorosas en el quirófano.

Beijinhos

April 15, 2005 at 12:54 PM  
Blogger Ignacio said...

San Estanislao, el joven pío huyendo en la noche polaca de su hermano, el pecador proselitista. Que historia.

Como era el santito de mi colegio, nos la leían todos los años. Daría un peliculón, con Leo di Caprio de Estanis, Jorge Sanz de hermano malo y F. Murray Abraham (o Marisa Paredes) como el prefecto de los jesuitas.

April 18, 2005 at 2:50 PM  
Blogger Desconocido #1 said...

baby killer, no sé de donde has sacado esa mente tan perversa para escribir estos relatos, pero me he vuelto adicto.

Tienes una mente enfermiza, enhorabuena

April 20, 2005 at 3:02 AM  

Post a Comment

<< Home